Metales pesados,

¿Qué son y como afectan tu salud?


Los metales pesados son elementos químicos que, en su forma pura, se encuentran sólidos y que pueden ser tóxicos para el organismo cuando son consumidos, pudiendo causar daños en varios órganos del cuerpo, como pulmones, riñones, estómago e incluso el cerebro.

El mercurio o el arsénico son muy tóxicos y deben evitarse. Estos metales muchas veces están presentes en el agua contaminada, por lo que pueden acabar contaminando el aire y los alimentos, causando problemas de salud a lo largo de los años.

Los metales pesados no causan síntomas cuando entran en contacto por primera vez con el organismo, no obstante, tienen la capacidad de acumularse dentro de las células del cuerpo, ocasionando problemas como alteraciones renales, lesiones cerebrales e incluso pueden aumentar el riesgo de cáncer.

Las intoxicaciones por metales pesados son mas frecuentes de lo que nos podemos imaginar, pero nadie habla de esto, así se derivan en enfermedades graves y parece ser que nadie entiende las causas.

Las intoxicaciones por metales pesados y otras sustancias químicas pueden provocar graves problemas de salud en los seres humanos que incluyen "daño a los órganos, cambios de comportamiento y dificultades con el pensamiento y la memoria".

La acumulación de estos elementos químicos puede causar diversas patologías al tener una "densidad relativamente alta y cierta toxicidad para el ser humano"


Pueden estar presentes en distintos niveles del medio ambiente, como el agua, el suelo y el aire; y por ende, los alimentos debido a su exposición en el medio ambiente". Del mismo modo, son el resultado de "actividades humanas como la agricultura, la industria o por la contaminación durante el procesamiento y almacenamiento de alimentos".

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

Los metales pesados tóxicos más conocidos entre la población son el mercurio, el plomo y el cadmio. También pueden analizarse los niveles de otros metales como el cobre, el zinc o el aluminio en las pruebas para detectar la exposición y cantidad de metales en el organismo.

¿Cómo podemos reconocer una intoxicación de este tipo? Los signos de alarma variarán dependiendo del tipo de metal y de la cantidad acumulada en el cuerpo. Según MedlinePlus, algunos síntomas habituales son los siguientes:


  • Náuseas y vómitos

  • Dolor abdominal

  • Diarrea

  • Hormigueo en las extremidades

  • Dificultad para respirar

  • Escalofríos

  • Debilidad


¿Cómo detectar la intoxicación con mercurio?

En el caso del mercurio, una vez liberado en el medioambiente sufre una serie de transformaciones y se puede manifestar de tres formas distintas: metálico o elemental, inorgánico u orgánico.


El mercurio elemental se encuentra generalmente en la atmósfera, mientras que el inorgánico está principalmente en el suelo "procedente de la reducción del mercurio elemental y su depósito en sedimentos y agua". Por su parte, el mercurio orgánico que se encuentra en el agua aparece principalmente como dimetilmercurio y como metilmercurio, siendo este último el más común en la cadena alimentaria.


Dependiendo de la forma que origine la intoxicación, algunos de los signos de alerta pueden ser la sensación de sabor metálico, vómitos, tos, dificultad para respirar, fiebre, diarrea, ardor, irritación en la piel o urticaria.


La intoxicación con mercurio puede provocar efectos negativos en el sistema nervioso, inmunitario, en el aparato digestivo, en los pulmones y en los riñones. Además, según la OMS, "tras la inhalación o ingestión de distintos compuestos de mercurio o tras la exposición cutánea a ellos se pueden observar trastornos neurológicos y del comportamiento, con síntomas como temblores, insomnio, pérdida de memoria, efectos neuromusculares, cefalea o disfunciones cognitivas y motoras".


Signos de alarma de la intoxicación con plomo

La forma más común del plomo en el medioambiente es la inorgánica, aunque también puede aparecer como resultado de actividades humanas. "Los compuestos orgánicos de plomo son más tóxicos que el plomo inorgánico, pero también esta la exposición a los mismos en entornos laborales de riesgo donde es absorbido principalmente por las vías respiratorias".

¿Cómo se detecta? Al comienzo de la exposición puede ser complicada de detectar la intoxicación con este metal, ya que los síntomas suelen aparecer cuando se acumulan grandes cantidades. Los niños menores de seis años son los que presentan un mayor riesgo de intoxicación pudiendo afectar gravemente al desarrollo físico y mental. Algunos síntomas en menores pueden incluir dificultades de aprendizaje, pérdida de peso y de apetito, fatiga, retraso en el desarrollo, vómitos, pérdida auditiva, convulsiones o irritabilidad.

En el caso de las personas adultas, los signos de alarma se caracterizan por la hipertensión arterial, el dolor articular y muscular, trastornos del estado de ánimo, dificultad de concentración, dolor abdominal y de cabeza o problemas de memoria, entre otros.


¿Qué efectos provoca la acumulación de cadmio?

El cadmio es otro metal pesado que aparece de forma natural en el medioambiente y se asocia a otros minerales como el cobre, el plomo o el zinc. Llega como resultado de fenómenos naturales, como pueden ser las emisiones volcánicas, pero también por la acción humana siendo los ejemplos más claros las emisiones industriales y la polución urbana.

Al igual que otros metales pesados, este elemento "como cancerígeno en humanos y, además, se trata de un elemento que presenta numerosos efectos tóxicos, siendo la disfunción renal el principal efecto por una exposición prolongada", explica la AESAN. Otro posible efecto es la "desmineralización de los huesos" como consecuencia directa del daño renal.


Nuestras principales recomendaciones para eliminar estos tóxicos del organismo son:


Zeolita, el mineral que por su intercambio iónico negativo, atrapa los metales pesados para expulsarlos fácilmente por las vías de micción fisiológicas.






Espirellla, mezcla de algas Chlorella &Espirulina en un balance perfecto. La Chlorella, limpia las células de toxinas y la espirulina nutre, permitiendo a la célula recuperar el equilibrio perfecto para realizar sus funciones adecuadamente.


21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo