Una buena salud, empieza por tener una microbiota sana.

Actualizado: 9 sept 2021

Es un hecho que cada vez hay más personas que se preocupan por mantener una vida sana, comer de la mejor manera posible, hacer ejercicio, evitar el estrés, etc.


Son patrones que hemos identificado y que sabemos que nos aportan muchos puntos positivos en nuestro día a día.


Pero a veces, a pesar de que hayamos empezado con el ejercicio, con una dieta basada en comida real o que intentemos alejarnos de las fuentes de estrés, hay algo que parece que se nos escapa.


Porque aunque sepamos que todos factores son fundamentales, la raíz, la base está en nuestro propio organismo.



La microbiota, también llamada «flora intestinal», es un sistema compuesto por billones de microorganismos que habitan en el intestino. Tiene una función clave en el organismo humano, ya que son los responsables de proporcionarnos los nutrientes y las vitaminas necesarias para subsistir; colaboran en la digestión de los alimentos y son un gran aliado para proteger nuestro sistema inmunitario, además de ser los principales actores en el fortalecimiento de nuestro sistema Inmune.


Microbiota

La microbiota o también llamada «flora intestinal», es un sistema compuesto por billones de microorganismos que habitan en el intestino. Tiene una función clave en el organismo humano, ya que son los responsables de proporcionarnos los nutrientes y las vitaminas necesarias para subsistir; colaboran en la digestión de los alimentos y son un gran aliado para proteger a nuestro sistema inmunitario.


Una de las funciones principales de nuestra microbiota intestinal es la de crear nutrientes a partir de los residuos no digeribles, lo cual también nos beneficia para tener una correcta digestión -otra de sus funciones más destacables-.

Además, participa en la síntesis de vitaminas como la B12, B6, B1, B3 y ácido fólico.


Apoya nuestro sistema inmune

La microbiota nos ayuda a tener un sistema inmunitario más potente, ya que un gran número de células inmunitarias se encuentra en nuestro intestino. Sin una microbiota saludable, no se desarrolla correctamente el sistema inmunitario, por lo que estaremos más dispuestos ante alergias o virus, así como cualquier otra patología.


Protege y regula

La microbiota protege a nuestro organismo de las bacterias perjudiciales o peligrosas para la salud humana. Controla el flujo de nutrientes y de bacterias, mantiene el equilibrio entre tolerancia e inmunidad ante los agentes externos.

Si se perturba la barrera intestinal podríamos hablar de un aumento en la permeabilidad del intestino, lo que implicaría un menor control del paso de sustancias, por lo que podría desencadenar en una inflamación temporal.


Disbiosis, ¿qué es y cuando se produce?

La disbiosis es el desequilibrio de la Microbiota, aparece en el momento en que hay un exceso de baterías perjudiciales en nuestro organismo, quedando expuestos a bacterias patógenas.


¿A qué estamos expuestos ante una disbiosis?

Nos exponemos a infecciones, teniendo en cuenta que la microbiota nos ayuda a proteger nuestro sistema inmunitario; también a alergias o a enfermedades inflamatorias crónicas del intestino o, incluso, a la obesidad.

Son muchos los factores que se ven afectados ante un desequilibrio de nuestra flora intestinal, por lo que es muy importante cuidarla y protegerla en todo momento.


¿Cómo se regula la microbiota?

En primer lugar, cabe hablar de la importancia de una alimentación con alimentos protectores: frutas, verduras, frutos secos y legumbres. Debemos procurar una alimentación natural basada en plantas ya que el consumo de alimentos procesados, sirven como alimento para los microorganismos patógenos y contribuye a la eliminación de los beneficiosos.

Así pues, es fundamental mantener, regenerar y fortalecer nuestra microbiota intestinal con probióticos de buena calidad.


Los probióticos y la microbiota

Los probióticos son microorganismos vivos que, tras ser ingeridos, producen beneficios en nuestra salud cuando se consumen en las cantidades adecuadas.

Actúan sobre el desarrollo de la microbiota intestinal, consiguen alcanzar ese equilibrio entre los patógenos y las bacterias beneficiosas.

Muchos medicamentos -sobre todo los antibióticos- afectan a nuestra flora intestinal, produciendo irregularidades en nuestro organismo, llegando a producir diarreas, entre otras patologías. Los probióticos ayudan, no solo a solventar esto, sino que también lo previenen.


Prebióticos para la microbiota del intestino

Son hidratos de carbono que estimulan el crecimiento de estos organismos vivos. Tienen un fuerte potencial también para ayudar a nuestra microbiota, sobre todo si se consumen a su vez con probióticos.

Al hablar de prebióticos estamos hablando de fibra en general, frutas, verduras, cereales integrales o legumbres, es decir, de alimentos protectores que colaboran a que nuestro organismo goce de una buena salud.

Los prebióticos, son partes que nuestro sistema digestivo no puede digerir -sobre todo el estómago y el intestino delgado-, que sirven como alimento para todas aquellas bacterias beneficiosas.

En conclusión, nuestra salud comienza por tener una microbiota sana. De lo contrario, entramos en la denominada disbiosis, que es el desajuste que se produce en nuestro organismo y nos harán padecer infecciones o enfermedades.


Para conseguir tener una microbiota intestinal sana, debemos cuidar sobre todo, nuestra alimentación, priorizando siempre alimentos naturales y garantizar a nuestro organismo probióticos de buena calidad.


Prueba los Probióticos orgánicos y naturales de Trofolife. Creados con sumo cuidado, y con los mejores insumos. Sólo utilizamos Agua estructurada, filtrada y mineralizada, agua viva en su creación.




9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo